Comprar una vivienda en Barcelona para alquilarla; una opción de inversión con buena rentabilidad